Membresía

Membresía

Entendemos que la responsabilidad de cada creyente es ayudar a edificar una iglesia sana. Por tal razón, la membresía de la iglesia no es una opción, sino un deber y privilegio de los seguidores de Jesús. Caminamos juntos en una iglesia local como creyentes, sometidos a Cristo y a las autoridades que Él ha delegado, con el fin de ser edificados mutuamente y anunciar juntos las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su Luz Admirable.