El Espíritu Santo y su dirección
Post

El Espíritu Santo y su dirección

“Y el Espíritu dijo a Felipe: acércate y júntate a ese carro”. (Hechos 8:29) Felipe dispuso su corazón para escuchar la voz del Espíritu Santo y obedecerlo. La obediencia es el camino para grandes bendiciones en nuestra propia vida y en la vida de otros. El Espíritu Santo habla a nuestros corazones y cuando estamos...