El Espíritu Santo doblega nuestra carne para que podamos exaltar a Cristo

El Espíritu Santo doblega nuestra carne para que podamos exaltar a Cristo

“Y en los postreros días, dice Dios: derramaré de mi espíritu sobre toda carne y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán. Vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños, y de cierto, sobre mis siervos y sobre mis siervas. En aquellos días, derramaré de mi espíritu y profetizarán”. (Hechos 2:17-18)

El pasaje nos dice que el Señor derramará su Espíritu sobre toda carne, y pienso en  Gálatas 5:16-17 que dice: “Digo, pues: anden en el Espíritu, y no satisfagan los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagan lo que quieren”.  Nuestra carne necesita ser postrada y doblegada ya que ella se opone al Espíritu de Dios y su obra.

ORACIÓN
Señor, cuánto necesitamos que derrames tu Espiritu sobre nuestra carne y que la sometas a Ti. Clamamos por un Pentecostés para nuestras vidas. Clamamos por la llenura de tu Espiritu. Señor, que nuestra carne se rinda a tu Espíritu. Te pedimos que quebrantes el reino de nuestra carne para que reine sólo el de Cristo.

Jesús: derrama tu espiritu  sobre nuestras vidas, la de nuestros esposos, la de nuestros hijos, la de nuestros padres, la de nuestros hermanos, la de nuestros familiares.
Sólo por tu Espíritu podremos ser acercados a Ti…
Sólo por tu Espíritu podremos rendirnos a tus pies…
Sólo por tu Espíritu podremos abrir nuestros ojos para verte y enamorarnos más de Ti…
Sólo por tu Espíritu podremos entender tu profundo amor desde la cruz…
Sólo por tu Espíritu seremos transformados en las personas que Tú quieres que seamos.
Sólo por tu Espíritu tendremos un corazón quebrantado…
Sólo por tu Espíritu podremos adorarte genuinamente y vivir para Ti…
¡Jesús, sólo por tu Espíritu podremos derribar nuestros propios reinos y abrazar el tuyo, viviendo en el verdadero  gozo, paz  y plenitud que solo nos puedas dar tú mismo!

Padre, danos un derramamiento especial de tu Espíritu hoy. Visítanos, en tu gracia, con un Pentecostés.

LLAMADO
Clama hoy al Señor por un Pentecostés, por una visitación especial del Espíritu para tu vida y la de tu familia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.